Home 3

Sobre mi

Ayudo a mujeres a realzar su belleza natural sin necesidad de cirugía para mejorar su aspecto físico sin cambiar su esencia.

Imagina una máquina del tiempo en la que pudieras meterte y recuperar la juventud de hace unos años, sin tener que tapar tus ojeras con un corrector o esconderte bajo una capa de maquillaje para disimular tus líneas de expresión o mejorar el aspecto visual de tu piel.

Todos estos pensamientos se esfumarán si pasas por mis manos y confías en mi para aconsejarte lo mejor para ti, para tu caso concreto.

Porque cada persona es única y cada piel es diferente.

Por mis manos han pasado, más de “x” clientas, que han confiado en mí para mejorar el aspecto de su piel.

Pero mejor que te lo digan ellas…

Vengo de una familia de médicos…

Mi abuela era médico.

Mi padre era médico.

Mi madre era médico.

Amo la medicina y desde niña crecí en este ambiente, viví con mis propios ojos como mi familia ayudaba a tantas personas a mejorar su salud y en definitiva, a ser felices.

Porque para mí, lo más importante en esta vida es ser feliz. 

Ser feliz con uno mismo y ser feliz con los demás.

Es mi Ikigai, una palabra japonesa que me encanta y significa la razón de vida; una razón para levantarse cada mañana y disfrutar de la vida.

Cuando tuve uso de razón. Tuve claro que quería estudiar medicina cuando fuera mayor y especializarme en medicina estética, quería hacer felices a aquellas mujeres que no estaban del todo a gusto con su aspecto físico, y deseaban mejorar la calidad de su piel de forma natural sin el temor de cambiar la expresión de su rostro y sin necesidad de cirugía.

¿Cuál es el siguiente paso?

Pide cita y ven a conocernos.

Esta visita es gratuita y no te compromete a nada.

Después de una evaluación conjunta de tus necesidades y tras un exhaustivo análisis, te propondré los tratamientos que resuelvan de la forma más eficaz y rápida tus problemas, sin dejar de lado la economía.

Empieza por aquí:

[pt_view id="3a9cddc3kg"]